El verano llega para todos por igual; aunque si tenés un negocio, tal vez no sea una buena idea volver a colgar en la vidriera el clásico cartel de “estamos de vacaciones”. Para los que operan en destinos turísticos o tienen negocios estacionales -como una heladería, por ejemplo-, el calor y el buen tiempo son sinónimos de buenos negocios. Para todos los demás, también la temporada de vacaciones debería ser tomada como una oportunidad, aunque las ventas no sean las mismas y te hayas decidido por tomarte un merecido descanso.

Cómo hacer para que tu negocio siga vivo este verano

Para empezar, lo más importante es que con un tráfico de clientes menor al habitual es probable que tengas más tiempo libre. Por eso, ya no hay excusas para hacer lo que venías posponiendo durante el resto del año. La mayoría de las empresas basan su día a día en los aspectos operativos: entregar al cliente lo que se prometió en el plazo convenido. Eso incluye un sinfín de tareas que suelen opacar lo más importante: la planificación estratégica. Por esto, no dejes de preguntarte cuestiones como: ¿Qué productos o servicios nuevos puedo ofrecer? ¿Qué está haciendo mi competencia? ¿Qué eventos y lanzamientos preveo para el año por venir?

Trabajar en la imagen del negocio es otra buena idea para realizar durante el verano. Tal vez hayas impreso folletos, enviado campañas de e-mail marketing en fechas especiales o actualizado tu lista de productos. ¿Pero ya tenés página web? ¿Ya abriste tu perfil en redes sociales? ¿Comenzaste a segmentar tu público para mejorar tus anuncios en Google o Facebook? Si no querés que pase otro año sin mejorar tu presencia online, te invitamos a conocer las soluciones que tiene gurú para mejorar tu performance de marketing digital.

Si en cambio ya tenés un camino recorrido en Internet, el verano es una excelente oportunidad para añadir textos a tu web , subir fotografías actualizadas y convocar a tus clientes a participar en redes sociales. Adaptar los mensajes al verano le dará a tu marca una imagen actualizada y más cercana con lo que viven tus clientes actuales o potenciales. En estos tiempos es clave intentar generar alianzas con industrias y marcas que se vean impactadas favorablemente con el verano. ¿Me pueden ayudar? ¿Qué puedo hacer para ayudarlos a ellos en su “temporada alta”? Son preguntas claves. En el barrio porteño de Flores, por ejemplo, el dueño de una cafetería se alió con una heladería cercana para ofrecer helados en su menú de verano.

Mejores negocios

Menos ventas no significa necesariamente “un mes malo”. Tu empresa también puede aprovechar la caída en la demanda general para contratar servicios o comprar productos más económicos que en otras épocas del año. Ahorrar costos puede permitirte mantener la rentabilidad aún con menos demanda. Por eso, muchas empresas deciden, por ejemplo, concentrar las actividades en ciertos días, horarios y locaciones, para ahorrar costos de mantenimiento de oficinas. Antes que eso, es necesario que fijes cuál es tu “temporada baja” y que definas metas específicas para este tiempo.

Por otra parte, con el tiempo, conseguir suscripciones anuales te permitirá predecir mejor tu flujo de fondos. Hasta que lo logres, los expertos en marketing recomiendan trabajar en promociones de temporada baja. Concursos, promociones, sorteos o descuentos especiales son algunas de las buenas ideas para captar clientes nuevos en vacaciones. Es clave adecuar los mensajes para captar las necesidades especiales que los consumidores tienen en momentos de verano.

En definitiva, hacer para que tu negocio siga vivo este verano no depende de los clientes o tu competencia, sino de cómo aproveches las oportunidades que éste tiempo de ocio trae consigo.