En octubre pasado se produjo un cambio de Era: por primera vez desde la creación de Internet, el tráfico a la red desde dispositivos móviles superó al generado a través de notebooks y PCs. El récord fue anunciado por la consultora StatCounter, al asegurar que 51,3% del acceso online en el mundo fue mediante teléfonos y tabletas. En la Argentina, la cifra fue un tanto inferior (41%), aunque se espera que la frontera se quiebre en los próximos dos años.

¿Qué significa esto para tu negocio? Si tus clientes utilizan su celular para buscar información y comprar, entonces es clave que te adaptes al nuevo contexto. Tu página web, por ejemplo, deberá ser ‘responsiva’, término que define a los diseños que se adaptan a cada pantalla, sea un televisor, una computadora, un teléfono o bien una tableta. Si tu web no es responsiva, los consumidores no tendrán una buena experiencia de uso. En otras palabras, directamente se irán al descubrir que tus datos de contacto tienen un tamaño de letra ilegible.

El concepto debe ser aplicado a todas las herramientas de marketing digital que utilices, incluso mensajes de correo electrónico o tiendas online. Los clientes de gurú ya tienen parte del trayecto recorrido, ya que todas las soluciones incluyen diseños adaptables a cada pantalla. Es decir, tu web se ve bien desde una tablet, un celular o incluso si querés verlo en un Smart TV. Soluciones como Páginas Amarillas también reciben cientos de miles de visitantes desde teléfonos al mes. Además, se encuentra disponible la información en formato de aplicación.

El fenómeno es tan extendido que ya se habla de la ‘mobilización’ del consumo, por lo que todo es ‘mobile’ (o ‘móvil’, en español), ya sea investigar acerca de productos, comprarlos, conocer sobre un lugar o saber un tema. Las oportunidades son muchas, ya que con el celular en la palma de la mano, los consumidores están disponibles las 24 horas.

Cómo hacer para que tu negocio siga vivo este verano

Camino al teléfono inteligente

Más de cuatro décadas pasaron del 3 de abril de 1973. Aquel célebre día, el ingeniero Martin Cooper logró desde la 6° Avenida de Nueva York lo que parecía imposible: llamó desde un teléfono sin cables a otra persona. El teléfono era el conocido ‘ladrillo’, deseado por muchos y usado por pocos debido a su costo. El primer llamado tuvo una picardía, ya que su destinatario era Joel Engel, entonces su principal rival científico, quien dirigía el laboratorio Bell de AT&T. Más allá de la anécdota, una certeza quedó en el éter: una revolución había comenzado.

En la ‘prehistoria’ de la tecnología quedó aquel ‘ladrillo’, el llamado Motorola DynaTAC 8000X, pero también los que le siguieron a esa transformación. En el museo están dispositivos móviles de segunda generación, que permitieron enviar y recibir mensajes de texto, a través del GSM y la CDMA. La tecnología se masificó en el mundo cuando aparecieron las versiones de más bajo costo, como los Nokia 1100, el Motorola C200 o el Sony Ericsson T106. Hasta que en los años 2000 todo cambió con la irrupción de los teléfonos inteligentes. Tardaron en expandirse, por su precio, en los países de América Latina, aunque en la actualidad ya lograron su hito: ser masivos en todos los segmentos etarios, de sexo y hasta clase social. Su presencia cambió para siempre cómo los consumidores investigan, compran, conocen y saben.

Conocer la evolución de los teléfonos móviles es útil para tu negocio porque a medida que la tecnología evoluciona, aparecen nuevas oportunidades y formas de comunicación. Según la encuesta ‘The Connected Consumer Survey 2016’ de Google, un 48% de los argentinos se conectaban más seguido a Internet a través de su teléfono inteligente que mediante una PC. Apenas 16% lo hacía más a través de una PC que un Smartphone, mientras que el restante lo hace por igual en ambos dispositivos.

Contar con una aplicación, ofrecer la posibilidad de comprar online, chatear o interactuar por redes sociales, se vuelve crucial en esta nueva Era en la que no sólo es importante que tu sitio web se adapte al celular sino también, en lo posible, tú modelo de negocios.